El Óptico-Optometrista debe prescribir y adaptar las lentes de contacto cosméticas para evitar graves lesiones en el sistema visual

Los establecimientos sanitarios de óptica garantizan la calidad y la seguridad de las  lentes cosméticas

Enrojecimiento de los ojos , conjuntivitis y lesiones graves en la córnea que pueden provocar la pérdida de visión permanente

Las lentes cosméticas o de fantasía son sin duda el complemento ideal para conseguir el mejor disfraz para Halloween, Pero, no podemos olvidar que estas lentes de contacto son un producto sanitario que debe adquirirse en establecimientos sanitarios de óptica,  donde nos garantizan que han superado todos los controles de calidad. Además, las lentes cosméticas tienen que ser prescritas y adaptadas por el óptico-optometrista de forma individualizada. “Es necesaria una evaluación previa por parte del óptico- optometrista para determinar si pueden ser utilizadas sin riesgo para la salud visual de cada usuario”señala Andrés Gené, presidente del Colegio de Ópticos-Optometristas de la Comunidad Valenciana (COOCV). En este sentido, el óptico-optometrista revisa entre  otros aspectos, la salud ocular del paciente, el estado del ojo, la medida de la córnea y realiza un seguimiento del proceso de adaptación. Además, el óptico-optometrista explica a cada usuario las pautas de manipulación, limpieza y desinfección para minimizar riesgos, así como las horas de uso recomendadas y la frecuencia de reemplazo de las lentes.

Riesgos para la salud ocular

Comprar estas lentes de contacto en internet, tiendas de disfraces, centros de belleza y otros establecimientos no autorizados suponen un riesgo  para la salud visual y pueden provocar desde sequedad ocular, enrojecimiento de los ojos, sensación de arenilla o conjuntivitis hasta infecciones oculares y lesiones en la córnea como abrasiones o inflamaciones. En los casos  más graves se puede producir incluso una pérdida de visión permanente.

Consejos para el buen uso de las lentes cosméticas

  • Adaptación personalizada. Es imprescindible acudir a un óptico-optometrista para realizar una adaptación personalizada de las lentes de contacto, ya que ni todos los ojos son iguales ni todas las lentes tienen las mismas medidas.
  • Las lentes no son un juguete. No deben adquirirse en internet, tiendas de disfraces, centros de estética u otros puntos de venta no autorizados, ya que, no ofrecen  ningún tipo de control sanitario o medida de seguridad.
  • Higiene. Es aconsejable lavarse y secarse bien las manos antes de manipularlas. Limpia las lentes de contacto de manera cuidadosa y con regularidad, siguiendo las indicaciones específicas de tu óptico-optometrista.
  • Conservación. Para conservar las lentes adecuadamente se deben guardar siempre en un portalentes y utilizar únicamente las soluciones de mantenimiento prescritas por el óptico-optometrista.
  • Tiempo de uso. No debes usar las lentes más horas de lo recomendado o más allá de la fecha en que haya que desecharlas. Tampoco se debe dormir con ellas.