FAQs

Tengo un paciente al que le acabo de cambiar los progresivos por unos mejores y ahora dice que ve por la periferia a la gente con el pelo amarillo y la barbilla azul.

Hay que valorar un cambio de índice de refracción. Si antes usaba índice 1.5 y ahora usa 1.6 el Número de Abbe debe ser menor y eso provoca un aumento de la aberración cromática.

El paciente refiere refiere oír mal por los dos oídos hace mucho tiempo y además me comenta que frecuentemente le supuran los oídos. Lleva así bastante tiempo y le gustaría tener una solución a esta situación auditiva que le impide comunicarse con fluidez en sus situaciones cotidianas. Le he realizado audiometría tonal y he podido comprobar que tiene una hipoacusia transmisiva severa en el oído derecho y una hipoacusia mixta moderada en el oído izquierdo. ¿Qué puedo hacer para ayudarle auditivamente? ¿Qué tipo de ayuda auditiva es la más adecuada para este caso? ¿Cómo tengo que actuar con el tema de las supuraciones?

En primer lugar decirte que en estos casos es importante realizar una buena anamnesis para valorar desde cuando tiene este problema el paciente, sobre todo saber desde cuando le supuran los oídos y si ha visitado en alguna ocasión al médico ORL pues es importante tener esta información ya que estamos ante un problema de origen transmisivo que podría tener tratamiento médico o quirúrgico. También sería de importancia saber si ha utilizado anteriormente algún tipo de prótesis auditiva para saber el resultado protésico que ha obtenido el paciente.
Si todo esto ya lo tenemos controlado, lo primero que habría que realizar es una otoscopía para saber como se encuentra la membrana timpánica y valorar la presencia de supuración. También habrá que realizar una timpanometría para valorar el funcionamiento del oído medio y así poder confirmar el diagnóstico.
En estos casos de posible otitis media crónica supurativa yo te aconsejo que descartemos la vía aérea y nos centremos en adaptar por la vía ósea con unas varillas auditivas.
Lo más importante para este tipo de adaptaciones es realizar una correcta audiometría tonal por la vía ósea para obtener los umbrales que van a determinar el éxito de la adaptación por esta vía.
Si los umbrales que obtienes por la vía ósea están hasta 40-45 dB la adaptación podrá ir bien, si estuvieran peor que estos valores ya sería más complicada dicha adaptación.
Además también podrás valorar el éxito de esta adaptación realizando audiometría verbal por la vía ósea y valorando que discriminación máxima obtiene el paciente.
Otro aspecto muy importante para el éxito de este tipo de adaptación pasa por realizar una perfecta colocación del vibrador de la varilla auditiva sobre el mastoides del paciente, en mi opinión creo que es lo más importante del caso ya que sino se podría estar perdiendo ganancia.
En el caso de que la adaptación por la vía ósea no fuera posible, la adaptación por la vía aérea está muy limitada a adaptación en abierto y con limitación de horas de uso y aún en estas condiciones lo veo muy complicado por la presencia de supuraciones.
Otra posibilidad de adaptación es la indicación de un implante osteointegrado con unos muy buenos resultados protésicos para casos de este tipo.

Tengo un caso de un paciente con hipoacusia neurosensorial bilateral moderada en OD y severa en OI. En la logoaudiometría obtengo una discriminación máxima de un 70% para el OD y de un 64% para el OI, además presenta reclutamiento en ambos oídos. Me gustaría saber lo siguiente: – ¿Qué pasos debería dar para tener el mayor éxito posible en la adaptación?. ¿Podría predecir de alguna manera el éxito del la adaptación? Y por último si habría algo a parte de los audífonos que mejoraran la adaptación.

En primer lugar, comentar que como se trata de una hipoacusia neurosensorial de origen coclear ya que presenta reclutamiento, se ha de realizar una prueba supraliminar llamada SISI para valorar el grado de reclutamiento sobre todo en las frecuencias de 2000 Hz y 4000 Hz.
Otra consideración que hay que tener en cuenta para conseguir mejor resultado en la adaptación es obtener en el umbral de distorsión en la curva de la logoaudiometría. Este umbral es el punto donde el paciente empieza a reclutar de manera que en la adaptación protésica colocaremos el MPO cercano a dicho punto para que así no le puedan molestar sonidos por encima de su umbral de distorsión y pudiera entender mejor.
Para poder predecir el éxito de la adaptación nos basaremos en el valor de la Dmáx. o máxima discriminación obtenida por el paciente en la audiometría verbal o logoaudiometría. En este caso como los valores son de un 70% para el oído derecho y de un 64% para el oído izquierdo diremos que la adaptación no va a ser del todo exitosa y con alguna complicación.
Con estos resultados, aconsejaremos algún tipo de ayuda técnica inalámbrica para situaciones sonoras difíciles con presencia de ruido como micrófono emparejado a los audífonos, accesorio inalámbrico para conectarlo a la televisión o una accesorio para poder comunicarse directamente con el teléfono móvil. Además ayudaremos a trabajar al paciente en el apoyo en la lectura labial.